Sáb. Jul 11th, 2020

El Frente Nacional, la inherente historia de la violencia en Colombia

Por: El Informante Noticias 

Durante la historia del país, y desde el proceso de independencia hasta nuestros días, la guerra ha desempeñado un papel fundamental en nuestra idiosincrasia cultural. Tomando como base la pregunta ¿En qué momento comenzó la guerra en Colombia? Y la incógnita de en qué momento el país ha pasado por un periodo de paz y calma es confusa, sin embargo, la conflagración  se vuelve algo ya normal para la memoria de esta tierra.
Desde 1851 ha habido constantes cambios en nuestra nación, desde reformas a la política hasta alteraciones constitucionales. Las reformas liberales, las cuales estaban ligadas a la tradición cultural, llevando consigo gran cantidad de factores como la libertad de presa, libertad de expresión y de personalidad, trajo consigo gran cantidad de cambios internos, entre los que más se destacan, la abolición de la esclavitud, y la libertad de la mano obrera negra e india, cambiando el paradigma social que existía desde tiempos de la corona española.
Finalmente una de las características más destacables de este tiempo es que se separa el estado de la iglesia, dando paso a una nueva etapa de la historia, en la cual la iglesia pasa a un segundo plano, y las decisiones gubernamentales ocupan un cargo más pesado en la constitución de la nación.
Ese llamado siglo de las guerras no es más que una extensión de la represión arbitraria de la monarquía, la cual fue mutando con el tiempo para pasar a manos de los criollos locales. En Antioquia, ya comienza el conflicto que ha marcado la historia de la nación, la gran disputa entre liberales y conservadores, y su inhumana guerra en la cual cayeron miles de inocentes por un ideal tan absurdo que ni siquiera tuvo fundamentos para justificarse a sí mismo ni a las masacres perpetuadas por aquel entonces. El Frente Nacional ocurrido entre los años 1958 y 1974 como confrontación por el poder entre liberales y conservadores, no dejó a su paso más que dolor y miseria para todos, la muerte no hace distinción de color o partido político, ni mucho menos cargo gubernamental. Esta absurda lucha por el poder lo único que hizo por Colombia fue agregarle más muertos a esta guerra que desde siempre se ha vivido.
El cura Ezequiel Moreno diciendo que matar liberales no era pecado, permisivo de esa atroz guerra y de las barbaries perpetuadas durante esas décadas, fue un colaborador de aquel  pretexto  permisivo a apoyar esa lucha y sus fines maquiavélicos. Posteriormente la guerra había “terminado” cuando los liberales se dieron por vencedores.
Más adelante, en 1858 se comienzan a conformar los estados confederados y ya la estructura social, geográfica y política del país comienza a sufrir un periodo de transformación. Panamá es el primero que se conforma en el año 1855, siendo aun un estado muy lejano y alejado del resto de ciudades del país, seguido por Antioquia, que en el año 1856 se conformo como el segundo estado, así poco a poco cada uno logró conformarse constitucionalmente durante el gobierno de mariano Ospina, en el cual tenía intenciones de cortar las alas y procurar un camino no circundante dentro de su dirección.
Mientras Tomás de Mosquera tenía reprimido ese sistema convencional, en el año 1859 y hasta el 62 se fueron fortaleciendo las regiones, cada una en sobremanera contrapuesta con la otra, de manera tal, que el estado podía perfectamente confrontar a la iglesia católica de una manera poco ortodoxa y rompiendo con el paradigma social, cultural e histórico.
Con el tiempo fueron surgiendo nuevos movimientos y nuevos modelos de cambio, siendo la educación un pilar fundamental en toda esta revolución. La educación laica y el proyecto de los radicales de revolucionar cada ámbito de los aspectos fundamentales dentro de la sociedad expuesta ante el gobierno.
En el año 1867 se crea la iniciativa de la Universidad Nacional de Colombia, en la que todos los proyectos e investigaciones dan surgimiento y fructifican sus esperanzas y expectativas.
El fenómeno educativo dio lugar a nuevas experiencias administrativas y nuevos modelos de formación, entendiéndolo así como que solamente había dos maneras de nacer nación, desde un modelo pedagógico, desde lo conservador y lo católico, o desde lo liberal y lo laico, es por eso que comienzan tantas guerras, y dentro de estas tantas masacres, justificadas según ellos mismos para lograr una nación como patria fundamental dentro del conflicto interno.
En el 76, año en que ganan los liberales, el conflicto se vuelve aún más complejo de lo que ya era, puesto que la lucha de poderes parecía esta apenas empezando y alimentándose a sí misma cada vez que había un perdedor.
Después nace la guerra del 85, la cual es un epilogo para la apertura del gobierno conservador, en la cual tienen principal protagonismo Rafael Núñez y Miguel Antonio caro, quien es conservador. Esta guerra marcaría los conflictos de los años siguientes.
Desde la guerra de liberales y conservadores, cada grupo político buscando su dominio sobre la nación, imponiendo su ideología y justificando su causa y las masacres perpetuadas por sus congéneres, comienza una serie de conflictos que van desencadenando un efecto dominó desde la historia del país, destapando después, otros conflictos aún peores e intentando formar una patria para las generaciones futuras.
Hablar de la historia de Colombia es hablar de la historia de la violencia en este país. Lamentablemente la sangre de miles está impregnada en las venas de la historia patria y por esa misma razón es complicado responder en qué momento dio inicio la guerra en Colombia, quizás sea un legado hispánico que se otorgó desde la conquista de nuestro territorio.

Deja un comentario