17 enero, 2022

Corpoboyacá pide no utilizar musgo para decorar pesebres ni pólvora en navidad

Corpoboyacá comenzó la campaña ‘Diciembre en paz con la naturaleza’, con el propósito de no utilizar pólvora porque puede ocasionar incendios forestales y pone en peligro la fauna. Además, el tráfico ilegal de especies como musgo extraídas de páramos y otras zonas de importancia ecológica.

En Boyacá existen más de 50 especies de musgos, líquenes, chamizos y barbas de viejo que cumplen un papel fundamental en los ecosistemas, pues ellos evitan la erosión del suelo, son fijadores de carbono y contribuyen en la regulación hídrica, sin embargo, suelen ser utilizados para la decoración de los tradicionales pesebres.

El director de Corpoboyacá, Herman Amaya, invitó a los boyacenses a no usar plantas vivas en pesebres y adornos navideños “El propósito es motivar a los boyacenses para que en las fiestas de fin de año respeten y protejan la naturaleza y evitar que se extraigan o comercialicen”.

Publicidad

Reutilice para decorar el pesebre

No use musgos en la decoración de pesebres y árboles navideños implemente otras alternativas como: resinas, madera, aserrín, cartón, papel usado, tela y ¿por qué no?, use material reciclable.

No a la pólvora, amenaza la fauna y arrasa con bosques

La temporada de fin de año e inicio de 2022, es propicia para disfrutar en familia y revivir tradiciones, sin embargo, la pólvora, se convierte en una amenaza para la fauna y los bosques, por lo que Corpoboyacá, hace un llamado a la prevención para disfrutar de las fiestas sin pólvora.

Publicidad

Para el jefe de la oficina territorial de Socha, Jaisson Carreño, el ruido y gases que genera los juegos pirotécnicos, impresiona a la fauna doméstica y silvestre, desplazamiento de nidos, estrés, nervios e incluso vuelve violentas algunas especies.

Los residuos que deja los juegos artificiales al estallar o los globos, al caer en las coberturas vegetales secas, pueden provocar incendios forestales y los compuestos químicos de la pólvora contaminan el aire y el agua.

Deja un comentario